21 Април 2016

Siete startups presentan en Alimentaria sus innovaciones Food-Tech en busca de inversores

La innovación y la tecnología revolucionarán la alimentación y la manera en que comemos

En 2015 se batió el récord en inversión en tecnología aplicada al sector de la alimentación en el mundo, superando los 5.800 millones de dólares, el doble que el año anterior. Se trata de innovaciones, muchas de las cuales proceden de startups, que están transformando qué y cómo comemos. Alimentaria 2016 recoge esta incipiente pero imparable revolución Food-Tech en el espacio The Food Factory en el que participarán siete empresas de base tecnológica o científica de reciente creación que harán demostraciones de sus novedosas soluciones y las presentarán ante potenciales inversores y empresas del sector.
 
Reimagine Food –primer centro de innovación sobre la alimentación del futuro y aceleradora de startups food-tech–, trae al The Food Factory de Alimentaria cinco innovaciones, elegidas entre más de 400 proyectos presentados a la segunda edición del programa Prometheus, que basan sus propuestas en Big Data, inteligencia artificial y visión por computación y que ejemplifican y avanzan las tendencias de la tecnología aplicada a la industria de la alimentación que vienen. Se suman a este espacio de la feria otras dos empresas de perfil innovador propuestas por CaixaBank.
 
Los siete del The Food Factory
Así, Diet Creator (Barcelona) presentará el primer software que ayuda a hacer dieta con control profesional. Incluye una plataforma con cálculo nutricional instantáneo, motor de recetas, etc. y una app para el paciente, con pautas, datos de su evolución y seguimiento del nutricionista. Mientras, NU4MAT (Barcelona) crea experiencias de compra y consumo inéditas. Displays interactivos que, con realidad aumentada, explican la historia del producto; expositores con imágenes de videojuego; instalaciones multisensoriales para restaurantes y hasta postres voladores que se suspenden en el aire. 
 
Por su parte, Healum (EE.UU.) ha diseñado un servicio de coaching nutricional online que utiliza la tecnología móvil y digital para prevenir y combatir enfermedades relacionadas con la alimentación como la obesidad o la diabetes. A su vez, Impact Vision (Reino Unido) permite simplificar y hacer eficiente todo el proceso de evaluación de atributos de calidad e inocuidad de un producto alimentario, mediante el simple análisis de una imagen. Igualmente, Visual Tagging (Barcelona) ayuda a las marcas a descubrir quién y cómo está compartiendo sus productos en Instagram, mediante el análisis visual y reconocimiento de logotipos.
 
Finalmente, iMICROQ (Tarragona) presenta la plataforma Qfast® para detectar patógenos en muestras alimentarias utilizando biosensores, que avisan de la presencia o ausencia de gérmenes y la microcervecera Art Cervesers (Barcelona) dará a conocer "Art Minori", una cerveza artesana elaborada con malta de un arroz japonés adaptado al Delta del Ebro para conseguir que no tenga gluten. Estas dos últimas empresas vienen de la mano de CaixaBank.
 
Estas siete startups estarán ubicadas en The Food Factory dentro de The Alimentaria Hub en el pabellón 3 del recinto de Gran Via de Fira de Barcelona. Está previsto que el 28 de abril realicen su demo day ante empresas e inversores.
 
Reimagine Food como observatorio privilegiado del enorme avance tecnológico del sector y socio de innovación disruptiva para la industria alimentaria ha identificado 10 tendencias emergentes que se irán consolidando en los próximos años y que incidirán tanto en la producción de nuevos productos como en el modo en que los compramos y consumimos. 
 
¿Qué comeremos en el futuro? 
1. Alimentos que curan o previenen: Bebidas antioxidantes, soda probiótica (con bacterias beneficiosas para la digestión y el sistema inmunológico), snacks aptos para diabéticos, pharma foods, etc. Alimentos que contribuyen a prevenir o curar patologías diversas son categorías emergentes, alineadas con las nuevas preocupaciones del consumidor.  
 
2. Superalimentos que nos asegurarán el consumo diario de los nutrientes que necesitamos. Un ejemplo es el súper-vegetal Kahi-Nam, con las propiedades del brócoli, las espinacas y la col: proteína, fibra, hierro, magnesio, vitaminas, antioxidantes, etc. GreenOnyx ha creado un sistema para cultivarlo en casa a través de la tecnología. Otros ejemplos son Exo, que produce barras de proteínas hechas con harina de grillo, o Protings, una gama de snacks saludables con 15 gramos de proteína por bolsa. 
 
3. Substitutos de los alimentos. La ingeniería llevada al plato. Algunos lo consideran la comida del futuro, otros el anti-food. Soylent, el batido de moda en Silicon Valley que promete aportar todos los nutrientes necesarios, es el mejor ejemplo. Pero no es el único. MealSquares, y otras startups con productos similares rápidamente han conseguido inversores que les ofrecen cifras escandalosas (>20M$) y que les permiten crecer rápidamente. 
 
4. Nuevos ingredientes modificados: Tendremos a nuestra disposición nuevos alimentos que substituyen ingredientes animales por vegetales casi sin variar sabor y textura. Desde Modern Meadow, (primera hamburguesa in-vitro), Impossible Foods (carnes y quesos sin utilizar animales), Hampton Creek, (huevo con proteína vegetal) a Beyond Meat (sustitutos de pollo y ternera con proteínas de origen vegetal). 
 
5. Alimentos inteligentes: Nanotecnología en nuestro estómago. Alimentos que nos permitirán observar su trazabilidad y comportamiento en tiempo real dentro de nuestro organismo. En esta categoría también incorporaríamos el poder que nos ofrecerá la tecnología para personalizar los alimentos según nuestras necesidades o enfermedades.
 
¿Cómo lo haremos?
1. Transparencia y trazabilidad. La tecnología nos ayudará a saber exactamente qué comemos. Google ya ha patentado un sistema que indica cuántas calorías tiene un plato al fotografiarlo. SCIO o TellSpec están creando espectómetros de bolsillo que detectan metales, pesticidas, calorías, etc., en un alimento. La democratización de la información alimentaria llega para quedarse. 
 
2. Food delivery. Hasta un drone nos llevará la comida a domicilio. Desde una pizza a platos de chef con estrella Michelin. Pedidos personalizados, realizados con solo mirar los ingredientes en una pantalla de un dispositivo móvil, sin hacer click. Nuevas tecnologías que permitirán un estado de conservación único y que incluso harán que no sea necesario un transporte refrigerado.
 
3. Restaurantes Tech: vivirán una auténtica revolución tecnológica. Nos sentaremos ante mesas inteligentes, las cartas se personalizarán según nuestro ADN o perfil nutricional, algunos platos se imprimirán en 3D y las experiencias gastronómicas serán multisensoriales, con realidad virtual y hologramas.
 
4.  Robotización de la cocina: los robots tomarán las riendas de nuestra cocina, con chefs virtuales que, con la misma facilidad que seleccionamos una canción en iTunes, nos prepararán un plato. Todo estará conectado: nevera, móvil, impresoras de alimentos 3D, etc. El mercado de la smart-kitchen dobló su volumen en el último año.
 
5. Coaching nutricional virtual: un asistente virtual nos propondrá los menús en base a nuestras necesidades nutricionales (gustos, consumo calorías, alergias, etc.). Monitorizaremos nuestra salud con dispositivos adheridos al cuerpo o implantados. Observaremos la personalización alimentaria como nunca antes lo hemos visto.
 
Este año en The Alimentaria Hub varios expertos analizarán y debatirán estas tendencias que marcan el futuro de la alimentación. Asimismo en algunos stands de la feria y en Innoval ya será posible encontrar innovaciones relacionadas con estas grandes líneas de innovación. Sin embargo, habrá que esperar a próximas ediciones para comprobar si esta prospectiva se cumple. 
 
Barcelona, abril de 2016
 
Cristina Benavides / Víctor Solvas / Maria Dolors Herranz
Tel. 93 567 96 96 - prensa@alimentaria.com